Cuando no queres que llegue el día del viaje