Cómo les veníamos contando, luego de recorrer casi medio parque, el estómago empezó a quejarse: teníamos que parar a almorzar.

Ya era hora de comer algo, así que regresamos para la zona de Harry Potter porque queríamos comer en las Tres Escobas. Hicimos un poco de cola pero entramos enseguida. Aquí la comida es estilo británica, tenían opciones clásicas como el Shepherd’s Pie y los Fish and Chips. Elegimos esta última, pedimos una sola porción para compartir y le agregamos un choclo. Todo acompañado por dos cervezas del bar Hog’s Head Pub o Cabeza de Puerco. Estos dos locales están conectados, la comida la pedimos en Las Tres Escobas, pero nos asignaron lugar para sentarnos en el pub. Si tienen la posibilidad pasen por el lugar y quédense un rato mirando la cabeza de puerco que decora el lugar, los va a sorprender!

Panza llena corazón contento, hicimos parada técnica por el baño, aprovechen las mujeres para sorprenderse nuevamente aquí. En la Isla de Harry hay ciertos shows que se repiten un par de veces por día, entre ellos está el coro de Hogwarts con sapos cantores y el espectáculo de alumnos de Hogwarts, Beauxbatons y Durmstrang relacionado al torneo de los tres magos. Como todavía faltaba para los mismos, nuevamente emprendimos el camino a contramano de la gente hacia la Isla del Continente Perdido.

Llegamos justo para el show de Sindbad el marino. Este show es similar al de Indiana Jones pero sin la parte de interacción con el público. Hablan bastante en inglés, pero se puede entender la historia sin saber el idioma. Tiene bastante acción, algunas explosiones y para pasar el tiempo es entretenida. No se si la recomiendo con criaturas chicas, salvo que quieran aprovechar para que se duerman una siestita durante el show.

A la salida de Sindbad hay una fuente muy graciosa, se enoja, te dice unas cuantas cosas y te escupe agua, les recomiendo se tomen 5 minutos para interactuar con la fuente.

Quedaba en esta Isla hacer la atracción de Poseideon, esta atracción es un recorrido que se realiza cada determinada cantidad de minutos, creo que cada media hora. Faltaban algunos minutos pero como se podía ingresar aprovechamos ya que el sol pegaba fuerte. Te llevan por un recorrido por una ruinas donde empiezan a pasar cosas raras. En algunos momentos hay mucha oscuridad, así que si van con peques hay que tener en cuenta este dato. Toda la guía y explicación es en inglés aunque se puede disfrutar sin saber el idioma. Nuevamente es una atracción para pasar el tiempo, si se va un solo día para recorrer ambos parques toda esta isla se puede obviar.

Relato_Disney_Dia6_2_20

Teníamos que volver para la Isla de Harry Potter por los shows, lamentablemente nos perdimos el del torneo de los tres magos estando dentro de Poseidon que dura bastante más de lo esperado. Estábamos justo para el coro de sapos, así que volvimos y mientras preparaban el coro nos compramos una cerveza de manteca o ButerBeer. Cualquiera que piense que tiene algo de similar a una buena cerveza amarga se equivoca, es algo dulzón, como un Frapuccino sin café de Starbucks. Hay 2 versiones disponibles, la frozen y la común, probamos la frozen que tiene como una capa de crema arriba, muy buena!

El coro de sapos es bien para fanas de las pelis de Harry, pero es interesante verlo. Al terminar esto, volvimos hacia la entrada a la Isla de Seuss. Aquí todas las atracciones son para el público peque, sin embargo nos metimos a The Cat in The Hat. Este juego te lleva por esta historia del Dr. Seuss protagonizada por el gato y las cosas. Muy colorida y divertida, si van con peques.

Relato_Disney_Dia6_2_18

En esta isla no hicimos nada más, solo recorrer las tiendas de golosinas y demás yerbas. Quedan pendiente para el próximo viaje el resto de las atracciones.

Relato_Disney_Dia6_2_17

Volvimos al área de Harry Potter, si, caminamos un montón este día yendo y viniendo, pero la zona de Harry es la que más queríamos aprovechar. Ya no había más shows pero nos quedaba la montaña rusa Flight of the Hippogriff. Esta es una montaña rusa tranquila, bien para chicos. Lo mejor es el camino, ya que pasas por la cabaña de Hagrid y es igual a la de la peli.

Desde la montaña rusa, que es demasiada cortita para mi gusto, se tienen muy buenas vistas de toda la isla.

Al salir, recorrimos un poco más los locales pero no subimos a ningún juego más porque habían subido las esperas. El parque cerraba en un rato, así que despacio emprendimos la vuelta para recorrer más la zona de entrada que es muy pintoresca.

Un dato interesante, es que la tienda de regalos de la entrada del parque tiene cosas de todas las islas, y tiene productos que en el resto del parque no venden. Les recomiendo que le den una vueltita y vean si les interesa algo. Está muy bien organizada la tienda y se puede comprar con tranquilidad.

Compramos un par de cositas y salimos del parque. Recorrimos un poco la tienda de la NBA en el City Walk y miramos un par de tiendas más. El colectivo venía a buscarnos en media hora, así que nos quedamos con las ganas de cenar en el Bubba Gump. En el camino a la salida miramos todas las tiendas posibles.

Llegamos a la plataforma y a los 5 minutos llegó el colectivo, a los 30 minutos estábamos en el hotel. Muy recomendable el servicio de Mears.

Aprovechando que llegamos temprano y que veníamos acumulando cansancio, nos pegamos una ducha, organizamos la ropa y decidimos que era buen momento para lavar lo que se nos había acumulado. El All Star Music tiene un centro de lavado que funciona con monedas, en el centro de juegos del hotel hay máquinas que te cambian billetes por quarters. 

Compramos el jabón líquido y las hojas de secado (una especie de suavizante) en unas máquinas expendedoras en el centro de lavado. Gastamos en total unos 6 dólares entre lavado, secado y los insumos. Mientras lavamos nos fuimos a comprar pan y fiambre a la tienda del hotel. 

Nos preparamos sendos sanguches en el food Court, usando la mayonesa y los ingredientes disponibles en el lugar. Teníamos unas cervecitas en la heladera (también se pueden comprar en el hotel) y nos quedamos cenando al lado de la pileta.

Terminamos de cenar, pasamos la ropa a la secadora y seguimos disfrutando la noche. Cuando terminó la ropa, acomodamos todo y a dormir. Al día siguiente nos esperaba EPCOT.