Relato Nueva York – Día 7 – Parte 1: Puente de Brooklyn y High Line