Relato Nueva York – Día 7 – Parte 2: Conociendo el MET